Mini Cupcakes San Valentín

Ya pasó el 14 de febrero, día de los enamorados, San Valentín….


Hay tanta confrontación ante este días, hay gente que lo adora, otros lo odian pero la verdad es que no conozco a nadie a quien le sea indiferente.

Personalmente no soy de hacer regalos en esta fecha, intento huir del materialismo, pero…. ¿Quién le dice que no a un dulce?


Asique preparé un par de cupcakes para entregar en San Valentín.


Mini cupcakes de San Valentín 
(para 24 mini cupcakes)

  • 65g de mantequilla 
  • 110g de azúcar 
  • 135g de harina 
  • 3/4 cucharadita de levadura química 
  • 60ml de leche 
  • 1 huevo 
  • Un poco de colorante rosa 


Precalentamos el horno a 180º.
Preparamos la bandeja para minicupcakes con 24 cápsulas.
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare.
Añadimos el huevo, batiendo hasta que se incorpore. Tamizamos la harina con la levadura química.
Añadimos la mitad de la harina a la mezcla y batimos a velocidad más baja hasta que se incorpore. A continuación, añadimos la mitad de la leche y volvemos a batir.
Añadimos la otra mitad de la harina y finalmente el resto de la leche.
Finalmente, añadimos el colorante y removemos para que se tiña toda la mezcla.
Dejamos enfriar en el molde 5 minutos y después pasamos los cupcakes a una rejilla, hasta que se enfríen por completo.



Para decorarlos hice un Merengue italiano:
  • 120 gr de azúcar 
  • 50 cc de agua 
  • 2 claras 
En una olla a fuego medio, calentamos el agua con el azúcar hasta formar un almíbar. Si no tenemos termómetro para controlar la calor, yo lo que hago es lleno un vaso con agua fría y si al echar una gotita del almíbar se forma una bolita, ya está listo.

Después batimos las claras a punto nieve con la batidora porque a mano me parece de superhéroe. Agregamos el almíbar en forma de hilo, sin dejar de batir, hasta que las claras se enfríen.

Va a quedar un merengue suuuuper brillante, parece seda, en serio, es precioso, da pena hasta comérselo.

Pues decoramos y listo.

Como tenía tiempo libre me puse a hacer corazoncitos de fondant, que maña hay que tener, pero poco a poco voy mejorando.





Por cierto, las cápsulas son de Wilton, que a pesar de lo malas que me dijeron que salían, la verdad es que aguantaron muy bien, no perdieron color, no se engrasaron ni se despegaron. Esto de las capsulas realmente es una lotería.





¡¡Además quedaron tan monos!!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

up